25.º Congreso Interamericano de Educación Católica

Ecuador presente en el 25.º Congreso Interamericano de Educación Católica

 

Directores de varias órdenes religiosas y de distintas instituciones educativas católicas de nuestro país equipos se dieron cita en Bogotá, los días 10 al 12 de enero de 2018, para asitir junto con el equipo de SM-Ateduca al 25.º Congreso Interamericano de Educación Católica. En el evento, pudieron compartir valiosas reflexiones sobre el sentido de la educación católica en el contexto actual, así como sobre la importancia de la gestión de los aprendizajes y la innovación en las escuelas católicas.

 

El evento fue organizado por la CIEC (Confederación Interamericana de Educación Católica) al cumplir 72 años al servicio de la educación católica en América. Participaron expositores de la talla de Carmen Pellicer, presidente de la Fundación Trilema de España, Augusto Ibáñez, director corporativo de educación grupo SM; Rómulo López, presidente de Confederación Ecuatoriana de Establecimientos de Educación Católica-CONFEDEC de Ecuador, entre otros expositores que representaban a las federaciones y asociaciones de escuelas católicas en América.

 

El evento se justifica, citando textualmente a la CIEC, porque: 

 

"Las últimas décadas han sido pródigas en desarrollos educativos. Los avances de la psicología cognitiva, las ciencias computacionales, las tecnologías de la información, la neurociencia, los avances de la genética, la reflexión filosófica, y las perspectivas críticas de los sistemas sociales, entre otros, han impactado como nunca antes la educación y, por consiguiente, las pedagogías, las metodologías y las didácticas. Nuevos paradigmas educativos han emergido y, sin duda, inspiran y desafían, consciente o inconscientemente, explícita o implícitamente, los procesos educativos que se adelantan en la Escuela Católica, así como las políticas educativas que se proponen por parte de los gobiernos.

 

La oferta de la Escuela Católica no solo debe ser consistente teóricamente y coherente metodológicamente sino explícita en sus medios y en sus fines. Aunque se han intentado reformas en la Escuela Católica no se ha acertado integralmente en la gestión de la propuesta educativa renovada. Esto ha traído como consecuencia algunos fracasos que han llevado al detrimento de instituciones centenarias en la escuela católica. Es por este motivo, que la CIEC vislumbra tiempos para la creatividad y la esperanza, tiempos en que la fuerza, coherencia y consistencia de nuestra propuesta que, a manera de signo nuevo, aportará aire fresco y sentido a la niñez y juventud de América. Es el momento para ser significativos en nuevos escenarios, con nuevos desafíos, para las nuevas generaciones".